La Fuente de Neptuno en Trento.

Etiquetas

Construída en pleno siglo XVIII, la Fontana del Nettuno era parte principal del abastecimiento de agua de la ciudad en el momento de su erección. Se ubica en el centro de la Piazza del Duomo, justo en el lugar en el que al parecer se colocaba la “Máquina” de los fuegos de artificio que se hacían para las fiestas de San Vigilio, titular de la catedral tridentina y Patrón de la ciudad.

El nombre latino de la ciudad era Tridentum, que según la tradición aludía a los tres montes que rodean la población, el Monte Verruca, el Dorso Sant´Agata y el Dorso di San Rocco. Por eso se asociaba la figura del dios Neptuno, que porta en su mano un tridentum como imagen de la ciudad, decidiéndose al construir la fuente dedicársela al dios del mar.

DSCN2378

DSCN2380

El proyecto de la fuente fue realizado por el arquitecto Francesco Antonio Giongo di Lavarone, construyéndose entre los años 1767 y 1769. El autor ideó asimismo un sistema de flujo continuo del agua. Se ha dicho que el motivo de la elección de un motivo pagano en una ciudad con fuertes vínculos con la historia de la Iglesia Católica se debió al declive del poder episcopal en la ciudad, junto con el auge de la Ilustración.

DSCN2381

Toda la obra escultórica de la fuente corrió a cargo del artífice Stefano Salterio de Como. Está formada por la figura del Neptuno que remata el conjunto y por los distintos tritones, puttis, centauros y caballos marinos que se reparten por la obra.

DSCN2382DSCN2383

Sin embargo el Neptuno que vemos hoy día no es el original, sino una copia en bronce realizada en 1942 por Davide Regatti y colocada en 1945 al finalizar la II Guerra Mundial. La figura primitiva fue retirada debido a su deterioro a finales de 1939, encontrándose actualmente en el patio del Palacio Thun.

DSCN2384DSCN2385DSCN2387DSCN2389DSCN2390DSCN2391DSCN2392DSCN2393DSCN2398

Tampoco son las originales dieciochescas las otras figuras, ya que fueron sustituidas también en el siglo XIX por copias del escultor Andrea Malfatti bajo diseño del pintor Ferdinando Bassi. Uno de los tritones volvió a ser cambiado en 1920 por otro realizado por Davide Regatti, autor del Neptuno actual algunos años después.

Esto fue debido a que con motivo de la ceremonia oficial de anexión de Trento al Reino de Italia, el diez de octubre de 1920, la moldura que sujetaba al tritón cedió bajo la multitud que se agolpaba sobre la fuente, derrumbándose la estatua. Cafres ha habido siempre.

DSCN2399DSCN2443DSCN2444DSCN2445DSCN2446

 

DSCN2447

En cuatro ménsulas junto al fuste aparece la inscripción “Magnificum hunc fontem” “cum aquarum perpetuo cursu” “desperantibus omnibus” “Franciscus Antonius tui destinus fecit”. En sendas cartelas figuran también la fecha “MDCCLXVIII” Y “SPQT” (Senatus PopulusQue Tridenti), así como el escudo de la ciudad, centrado por el águila de San Wescenlao de Bohemia. El motivo de que aparezca éste símbolo en el escudo de la ciudad es que fue entregado en 1339 por el Rey de Bohemia al Príncipe Obispo de Trento y cuando éste pasó el poder civil al gobierno autónomo de la provincia de Trento fue adoptado como blasón de la ciudad y su región.

DSCN2448DSCN2449DSCN2450DSCN2451

Por último señalar que en la ciudad de Elberfeld, situada en la región germana de Wuppertal existe una réplica de esta fuente, realizada en 1895 por el escultor Leo Müsch.

VISITADA EL 1 DE AGOSTO DE 2017

Anuncios

Villa Ozama. Sevilla.

Etiquetas

,

 

VILLA OZAMA

El barrio sevillano del Porvenir tiene la característica de poseer muchas casas y chalets unifamiliares, con abundante vegetación, construidos en un principio como ejemplo de ciudad para el futuro y a ello se debe al parecer su nombre. Esta peculiaridad es común a otros barrios realizados también en época anterior a la Exposición Iberoamericana de 1929, como Ciudad Jardín y Heliópolis.

Entre estas edificaciones destacan las que tienen su fachada principal a la Avenida de la Borbolla, muchas de ellas diseñadas por famosos arquitectos de principios del siglo XX, aunque bastantes de ellas desgraciadamente han desaparecido. Sobresale la llamada Villa Ozama, en la esquina de dicha Avenida de la Borbolla con la de Felipe II.

Esta casa señorial tiene una historia curiosa. Construida entre 1912 y 1916 -ya tiene el siglo de existencia- por el maestro de obras don Manuel Martínez Más, se desconoce si utilizó los planos de algún arquitecto indeterminado. Tiene elementos neoclásicos y modernistas, integrando también azulejería propia del regionalismo sevillano. Encargada por don Antonio María Albert, se conocía por ello en un principio como Villa Albert.

Poco tiempo después al parecer fue adquirida por un indiano llamado don Juan Parra Alba, que hizo fortuna en la República Dominicana y que al volver a España se instaló en Sevilla a pesar de ser gaditano. Fue entonces cuando se cambió su nombre por el actual, que corresponde al río Ozama, cuyo cauce desemboca en el mar Caribe en la ciudad de Santo Domingo, capital de la República Dominicana.

En años posteriores la casa fue visitada por S.M. el Rey don Alfonso XIII, ya que su propietario en ese momento fue el introductor de las grandes plantaciones y desmotadoras de algodón en Andalucía.

Después de varias vicisitudes y propietarios ha sido sede de la Agencia Andaluza de Flamenco. Afortunadamente ha llegado hasta nuestros días, suerte que no han tenido otras casas señoriales de la zona. En la actualidad es un edificio protegido.

Siempre me ha llamado la atención de esta casa como elemento singular los azulejos de forma rectangular que decoran la valla que circunda la finca. Algunos de ellos han desaparecido y otros sufren las consecuencias del maltrato de los desaprensivos. Los que quedan representan unos animales fantásticos, como insectos y arácnidos de múltiples formas y fuerte colorido. Sobresalen por su originalidad y no recuerdo haber visto nada parecido en otras edificaciones.

 

Besamanos de la Virgen del Amparo 2016

Etiquetas

, ,

Entre los cultos anuales celebrados por su Hermandad, el fin de semana previo a la Festividad del Patrocinio se celebra el besamanos de la Santísima Virgen, situado en el sotocoro de la Real Parroquia de Santa María Magdalena. Aproveché la oportunidad de fotografiar las Sagradas Imágenes de Jesús y María con las coronas de plata que tuve la satisfacción y el honor de realizar en el año 2005.

 

Santa María de Jesús, Titular del Convento de Franciscanas Clarisas. Sevilla

santa-maria-de-jesus

Esta maravillosa Imagen preside el retablo mayor de la Iglesia del Convento, situado en la calle Aguilas. Dicho retablo fue realizado en 1690 por Cristóbal de Guadix, ensamblador, con esculturas de Pedro Roldán. Sin embargo, la Titular se tiene por obra de su hija Luisa y anterior al retablo. Representa una iconografía poco habitual, pues la Virgen cambia los pañales del Niño Jesús, situado sobre sus rodillas. Sentada sobre un sillón frailero dorado, con túnica granate y manto azul con ricos estofados, lleva una larga melena sin cubrir. El Divino Infante porta potencias de plata y su Madre una espléndida corona de plata sobredorada y pedrería de estilo barroco, exornándose también con pendientes y broche de filigrana.

Bibliografía: Conventos de Sevilla. Manuel Jesús Roldán. Sevilla 2011

Relieve de la Asunción de Nuestra Señora. Real Parroquia de Santa María Magdalena. Sevilla. Una obra documentada de Juan de Mesa en 1619.

En un retablo dieciochesco de la nave de la Epístola de este templo sevillano se encuentra este magnífico relieve, concertado el 7 de diciembre de 1619 por Juan de Mesa con el también escultor Luis de Figueroa. El plazo de entrega sería de tres meses y el precio estipulado 700 reales. Mide el relieve 2,10 metros de alto y 1,20 de ancho.